Las denuncias hasta ahora las radicaban particulares, empresarios o políticos opositores que acusaban a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) -y en particular a su anterior titular, Ricardo Echegaray– de montar supuestas operaciones de desprestigio o de persecución política. Pero ahora, por primera vez, la denuncia la emitió uno de los magistrados más conocidos del Poder Judicial de la Nación.

El juez en lo Penal Económico, Javier López Biscayart, efectuó la denuncia tras cerrar un expediente en el que halló indicios de que la AFIP facilitó una «operación mediática» contra la dirigente Lilita Carrió en plena campaña electoral de 2013, basada en la compra de un lote en un country de Capilla del Señor. Ahora será el juez federal Daniel Rafecas quien deberá investigar lo ocurrido.

Esa campaña de desprestigio, según reconstruyó López Biscayart durante los últimos meses y terminó por plasmar en una resolución que firmó este lunes, tuvo a la AFIP como protagonista. Se habría servido de dos causas penales simultáneas -una en su Juzgado; la otra en Campana- para filtrar información fiscal con que buscó afectar la imagen de la referente de la Coalición Cívica.

«A criterio de este estrado -resumió López Biscayart-, existen constancias suficientes de que se utilizó información amparada por el secreto fiscal con fines espurios ajenos a la misión del organismo recaudador (téngase en cuenta, en aquel momento, la inminencia de las elecciones del año 2013) y que, habiéndose afectado derechos de terceros mediante actividad intrusiva como los allanamientos practicados, podría constituir delitos», afirmó.

Ya fuera de la AFIP, Echegaray aspira ahora a presidir la Auditoría General de la Nación (AGN). A través de una vocera, deslindó en la Justicia toda responsabilidad por lo ocurrido con Carrió, al tiempo que acusó a López Biscayart de ser él quien ahora monta una «operación política«.

«La AFIP sólo radicó una denuncia y luego fue la Justicia la que evaluó todo y fue el juez quien decidió si allanaba o no allanaba. Así que si hubo algún responsable por algo, es el juez de Campana», planteó la vocera de Echegaray a La Nación.

¿Por qué Campana? Según reconstruyó el propio López Biscayart, la AFIP radicó dos denuncias contra Urbaland Argentina SA, la firma que desarrolla Chacras de la Cruz, el predio donde Carrió compró un lote para edificar una vivienda. Con apenas 50 días de diferencia, la AFIP denunció a esa empresa ante el juez federal de Campana, Adrián González Charvay, y-en plena feria judicial- ante López Biscayart, a quien no le informaron sobre la denuncia anterior.

Junto a Echegaray, sin embargo, no sólo deslindaron cualquier responsabilidad en el juez González Charvay, sino que también acusaron a López Biscayart de obstaculizar de manera sistemática la labor de la AFIP durante los últimos años, lo que ejemplificaron con su actuación cuando el organismo denunció al HSBC.

Célebre por su actuación investigativa en el «caso Skanska» -pesquisa que llevó a la multinacional sueca a reconocer el pago de «comisiones indebidas» a funcionarios kirchneristas, despedir 7 ejecutivos y pagar $17 millones por lo evadido y las multas-, López Biscayart ya dio su versión sobre la denuncia de la AFIP contra el HSBC. Informó que sólo le pidió al organismo que primero completara su labor -es decir, que verificará quiénes tenían cuentas sin declarar en Suiza y cuánto evadió cada uno de ellos- en vez de recurrir a la Justicia en busca de un impacto periodístico.